Te presentamos este artículo de Laura Camfield, miembro del Comité Académico del I Congreso Internacional Educo.  Se trata de una aproximación a como los niños y niñas entienden la pobreza.

 “Stew Without Bread or Bread Without Stew’: Children’s Understandings of Poverty in Ethiopia” que explora el bienestar subjetivo en Etopía. 

Texto completo: CHILDREN & SOCIETY VOLUME 24, (2010) pp. 271–281 

Laura Camfield es actualmente profesora en la School of International Development de la Universidad de East Anglia. Es especialista en investigación sobre bienestar y pobreza en infancia y juventud, con un enfoque centrado en el análisis de los aspectos subjetivos que reflejan prioridades locales. También es miembro del Comité Académico del I Congreso Internacional Educo

Aunque existe mucha investigación sobre como los niños y niñas de Norte América y de Europa perciben la pobreza y la desigualdad, faltan estudios que consulten a la infancia y adolescencia en países en vías de desarrollo, tal vez porque preguntar a niños y niñas pobres sobre su pobreza se podría considerar precario éticamente.

Por este motivo, el proyecto de Young Lives: un estudio internacional de larga duración sobre pobreza infantil, que utiliza métodos de investigación específicos para averiguar cómo los niños, las niñas y adolescentes en países en vías de desarrollo perciben su propio bienestar. Laura Camfield como parte del equipo de Young lives, examinó cómo los niños y niñas percibieron la pobreza material, por ejemplo la carencia de comida y agua, en relación con su propio bienestar. La investigación obtuvo resultados inesperados.

Por un lado, nos demuestra la necesidad de ampliar el enfoque de la pobreza infantil es decir  incluir los costes psicosociales que supone la carencia de determinados recursos sociales o culturales  y que consideramos necesarios para una completa participación de las niñas, los niños y adolescentes en sus comunidades.

Además, es relevante el hecho de que el aspecto físico o su ropa eran temas recurrentes;  y más relevantes son aún sus explicaciones y razonamientos sobre la importancia que tienen estos indicadores de  bienestar. Los cuales reflejan la creciente inequidad en su país, donde la exclusión social y la pobreza relativa son cada vez más comunes. Los niños y niñas no hablan de la falta de recursos en sí, sino de  la vergüenza por no poder participar en actividades con sus iguales, algo que otros niños dan por hecho.

Una historia reveladora del artículo es la de Endale, un niño entrevistado por Young Lives. Endale contó una experiencia personal que le hizo sentirse muy triste y aislado. Durante un partido de fútbol en la calle, los niños y niñas se rieron de él porque solo tenía una pelota hecha de bolsas de plástico y por eso le negaron participar en el juego. La experiencia de Endale muestra como la pobreza puede perjudicar las interacciones sociales y que, como se ve en el artículo, los aspectos sociales pueden ser mucho más importantes para ellos que la escasez de comida.

Este artículo refleja cómo los niños se sienten estigmatizados a causa  de la pobreza. El estigma y la vergüenza emergen como temas importantes en esta investigación. Otro hallazgo particular emerge de  uno de los niños entrevistados que  estaba preocupado acerca si la pobreza podría extenderse más allá de la misma vida y preguntó “¿Si muero, voy a ser pobre en el cielo?”